¿Las fajas para adelgazar realmente funcionan? – Evolution Advance

Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

¿Las fajas para adelgazar realmente funcionan?

¿Las fajas para adelgazar realmente funcionan?

Para bajar de peso se necesita llevar un estilo de vida saludable, que conlleve una buena alimentación y una rutina de entrenamiento. No existen nada que te haga eliminar la grasa sin esfuerzo. Mucho menos creas que lo harán las fajas para adelgazar.

El verdadero efecto de estas prendas es hacer que tu organismo se deshidrate, pero recuerda que sudar mucho no es lo mismo que quemar grasa y si usas fajas para adelgazar una parte específica de tu cuerpo, no lo harán, ya que es imposible perder grasa localizada.

Este post aclarará tus dudas “¿Es posible perder grasa localizada en áreas específicas del cuerpo?
Sigue leyendo si te interesa conocer todo sobre las fajas.

¿Son efectivas las fajas para adelgazar?

Las fajas para adelgazar son un producto que muchas personas han considerado utilizar para lucir una figura más esbelta en poco tiempo. Durante los años 90, fueron tan populares que las había en una gran variedad de formas y materiales.

La mayoría de las personas cuando se proponen la meta de perder unos kilos de más o de eliminar esos molestos rollos, buscan que su objetivo se logre fácil y rápidamente “porque el verano está a la vuelta de la esquina”.

Sin embargo, las fajas pueden limitarte la pérdida de peso, pues utilizarlas (en vez de tener una vida saludable) no te hará ningún cambio significativo, más bien podría causarte daño.

Si quieres adelgazar no creas en las fajas

Seamos claros, bajar de peso incluye esfuerzo, disciplina y constancia. No creas en la publicidad que te muestra las fajas para adelgazar, pues nada te hará perder peso en pocas horas.

Si eliminar unos kilos de más es tu meta, debes mantener una dieta balanceada y actividad física diaria. Es el tratamiento más saludable y real que existe.

Los mitos más populares sobre las fajas

Existen muchos mitos en torno a la utilidad de las fajas para adelgazar y esto solo termina confundiéndote y llenándote de expectativas que no se ajustan a la realidad.

Hoy te mostraré los dos mitos más escuchados:

1. “Si la faja te aprieta, es porque te está moldeando”.

Esto es totalmente falso, los adipocitos están ubicados en determinadas zonas y no se pueden desplazar mediante la compresión moderada. Y si se aplica compresión fuerte, puede interferir en la circulación linfática o predisponer a trastornos en la piel, como dermatitis, por ejemplo.

2. “La faja te ayuda a combatir la retención de líquidos, te moldea la grasa y te dará más fuerza en el gimnasio”.

Totalmente falso. Muchas fajas para adelgazar son promocionadas como productos capaces de hacer esto, sin embargo, todo es un mito.

¿Para qué sirven las fajas?

La zona de tu piel donde está colocada la faja trata de compensar la temperatura perdiendo líquido, pero ese líquido proviene de tu sistema circulatorio.

El aumento de la temperatura en la zona donde te pones la faja tampoco estimulará la destrucción de la grasa. No se derretirá por calor, como un pedazo de mantequilla en el sol.

Realmente las fajas podrían servirte para:

  • Mejorar tu postura
  • Postoperatorios
  • Estabilizar tu espalda cuando levantas mucho peso

Posibles riesgos de usar fajas para adelgazar

Si usas diariamente una faja muy apretada, solo con la intención de reducir la cintura, es arriesgado para tu salud porque puede ocasionar:

  • Debilidad de tus músculos abdominales y tu espalda. Puede dejar la barriga más flácida y empeorando la postura.
  • Dificultad para respirar. Durante la inspiración el diafragma baja moviendo naturalmente el abdomen y con la faja este movimiento se ve perjudicado.
  • Indigestión. La presión excesiva de la faja sobre tu estómago y otros órganos digestivos dificulta el paso de la sangre y sus funciones.
  • Estreñimiento. El movimiento del diafragma sobre el intestino ayuda al vaciamiento intestinal, pero con el uso de la faja no sucede como debería.
  • Mala circulación sanguínea. La presión excesiva de la faja sobre los vasos dificulta que la sangre llegue a todos los tejidos de forma eficiente.
  • Aumenta la inseguridad cuando no tengas la faja. Es perjudicial para tu salud mental y tu calidad de vida.

En conclusión, lo único que está comprobado que funciona efectivamente para perder peso es la combinación de una dieta equilibrada que se ajuste a tus necesidades y una buena rutina de ejercicios. Comienza a practicar alguna actividad que te guste o simplemente sal a caminar todos los días, aunque sea media hora.

En Evolution Advance te recomiendo que consultes con tu nutricionista cuál es la dieta más adecuada para ti. De esta forma podrás lucir una figura mucho más saludable y atractiva, progresivamente.

Ahora, te pregunto ¿alguna vez creíste en las fajas para adelgazar? Espero tus comentarios.

← Publicación anterior Publicación nueva →