Cómo afecta la celulitis sicológicamente a las mujeres – Evolution Advance

This site has limited support for your browser. We recommend switching to Edge, Chrome, Safari, or Firefox.

Cómo afecta la celulitis sicológicamente a las mujeres

Cómo afecta la celulitis sicológicamente a las mujeres

A pesar de que el movimiento body positive tiene décadas impulsando la idea de que todos los cuerpos son hermosos, sean como sean, los medios sociales están inundados de figuras perfectas que afectan la autoestima de mujeres de todas las edades. 

Porque piénsalo bien, ¿exponerte a este tipo de mensajes aumentará mágicamente tu amor propio y hará que “ames” aspectos considerados antiestéticos como la piel de naranja?

Muchos sicólogos dicen que si bien estos mensajes son positivos, están lejos de abordar hábitos peligrosos y patrones de pensamiento dañinos que se instalan en muchas mentes.

Conoce cómo afecta la celulitis psicológicamente y qué hacer para reconciliarte con ella.

El complejo por celulitis es de los más frecuentes 

Aunque 90% de mujeres tienen celulitis, en diferentes grados y distintas etapas de su vida, aún existe la creencia de que “la norma” es tener la piel tan lisa como las modelos e influencers.

Si estás decidida a enfrentar y mejorar la celulitis te aplaudimos. Pero debes cuidarte de las falsas expectativas, hacerlo por las razones correctas, tener paciencia y usar alternativas seguras para controlarla. 

De lo contrario, podrías terminar frustrada y afectarte de maneras inimaginables. 

Consecuencias: cómo afecta la celulitis psicológicamente 

  • Baja autoestima

Entras a TikTok o Instagram y lo primero que ves es una chica con cuerpo escultural y piel de durazno. Sientes un bajón de amor propio porque, si no luces así ¿quién va a quererte?

Este tipo de situaciones causa mucho temor a mirarse al espejo para no ver su celulitis, desarrolla inseguridades y frustración. Y cuando la autoestima merma, afecta la cotidianidad, la vida social y sentimental; hasta se dejan de lograr metas personales. 

  • Dismorfias

Si vives pensando que tu celulitis cada día está peor, pero quienes te rodean te dicen que estás exagerando, puede que estés cayendo en la dismorfia.

Es un trastorno que hace percibir los rasgos físicos que te disgustan de forma distorsionada. El peligro es que termines acomplejándote, crearte una obsesión o sufrir angustia crónica.

  • Estrés

El estrés psicológico que sientes cuando te dicen “ponte el traje de baño, vamos a la playa” o creer que a tu pareja le dejarás de gustar por tu piel de naranja es bastante frecuente. 

Una mala noticia, el estrés engordaY agregarle más cortisol por la celulitis a una vida con bastantes motivos de preocupación no solo desgasta y enferma, sino que hace acumular más grasa y, por ende, empeora la celulitis.  

  • Trastornos de conducta alimentaria (TAC)

Usualmente, la celulitis se relaciona con la acumulación de grasa. Por eso, muchas mujeres de todas las edades caen en los llamados TAC para evitar que se extienda. 

La anorexia (comer poco y llegar a pesos peligrosamente bajos) y la bulimia (usar laxantes, pastillas o vomitar para eliminar las calorías de la comida) son los dos TAC más comunes. 

¡Cuidado! Si te pillas en alguno de ellos, busca ayuda sicológica porque pueden afectar tu salud mental y causarle daños graves a tu organismo. 

  • Evitación de la sexualidad

¿Te preguntas cómo afecta la celulitis sicológicamente a las mujeres en su sexualidad? Lo hace y mucho.

Y es que la inconformidad acerca de cómo se ven sin ropa, puede crearles problemas de disposición al sexo, la excitación y el disfrute, porque en vez de concentrarse en el momento íntimo, se enfocan en que pueden ser desagradables para su pareja.

  • Exponerse a tratamientos peligrosos

Con la ilusión de acabar con la piel acolchada rápidamente, muchas recurren a tratamientos y operaciones que conllevan riesgos y complicaciones.

De hecho, lo que muchos no dicen es que tratamientos invasivos como la liposucción no son definitivos, especialmente si vuelves a tus hábitos poco saludables. 

Es más, podrían succionarte la grasa, pero no solucionar la celulitis o hacer que empeore. 

Tus próximos pasos

Si te identificaste con alguno de los síntomas que te mencionamos, es hora de buscarles solución. Avanza paso a paso, sin presionarte. 

  1. Deja de compararte: eres única y, por más que lo intentes, quizá no igualarás a las chicas de pieles perfectas, pero sí lograr una mejor versión de la tuya. Haz un detox de redes sociales y cuando te ejercites no mires a las demás, enfócate en ti. 

  2. No le des tantas vueltas al asunto: pensar en cómo te ves minuto a minuto, es desgastante. No pasará nada si vas a la piscina y se te ven hoyuelos en el trasero o el abdomen. Echa una mirada a tu alrededor y verás que la mayoría de mujeres pasean libremente sus cuerpos con celulitis y nadie se está fijando en eso. 

  3. Quéjate menos y actúa más: haz consciente que la celulitis no es el fin del mundo, mejora tus hábitos de alimentación, actividad física, sueño, estrés y usa suplementación especializada. Empezarás a ver cambios sin darte cuenta.

  4. Apóyate en un especialista: si sientes que tu rechazo a la celulitis te supera, busca ayuda sicológica. Obtendrás herramientas para redimensionar el problema estético que te tiene tan limitada y mejorará tu autoconcepto.

El cómo afecta la celulitis sicológicamente a las mujeres puede superarse. Quizá no llegues a amarla, pero tampoco es necesario hacerlo. 

Con que mantengas tu equilibrio mental y físico, a pesar de ella, habrás ganado una batalla y te harás más fuerte.

← Older Post Newer Post →