Cómo las toxinas afectan las hormonas en la menopausia – Evolution Advance

Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

Dra. Maitee Forgione. Farmacéutico, Magister en Planificacion Alimentaria y Nutricional, Experta en suplementos y complementos alimenticios.

Cómo las toxinas afectan las hormonas en la menopausia

Cómo las toxinas afectan las hormonas en la menopausia

Quizá piensas que las toxinas no tienen nada que ver contigo porque te cuidas, haces ejercicio, duermes bien… En fin, tienes hábitos saludables de vida.

Pero, lamentablemente, el mundo está repleto de agentes tóxicos que acechan por todas partes y es casi imposible de evitarlos.

Ellos interfieren con tu salud y bienestar general, a tal punto que pueden adelantar la menopausia, empeorar los síntomas y hasta desencadenar enfermedades graves.  

Sigue leyendo para conocer cómo las toxinas afectan las hormonas en la menopausia.

Estás rodeada de toxinas que no se sienten ni se ven

En el mundo actual, además de la contaminación abrumante, preocupa el contacto permanente con las toxinas ambientales. 

Hace años, los científicos pensaban que eran un problema solo si se acumulaban en cantidades elevadas. Pero estudios más recientes confirmaron que son un peligro incluso en poca cantidad, a veces hasta imperceptibles.

¿Qué tiene que ver todo eso con las hormonas? Tu cuerpo necesita muy pequeñas cantidades de hormonas para funcionar. Pero las toxinas usurpan el lugar de las hormonas en microdosis, alterando la salud y el funcionamiento corporal. 

A esos agentes tóxicos se les llama disruptores endocrinos.

¿Cómo las toxinas afectan las hormonas de la edad?

Las toxinas ambientales afectan las hormonas de la menopausia y hasta pueden adelantar el climaterio en algunas mujeres. 

También llamados disruptores endocrinos, empeoran los trastornos propios de esta época: insomnio, fatiga, cambios de humor, dolores de cabeza, aumento de peso, confusión mental, dolores en músculos y articulaciones, estreñimiento, abdomen hinchado, diarrea, gases, pensamiento difuso entre otros.

También pueden relacionarse con enfermedades más graves como:

  • Síndrome de ovarios poliquísticos.
  • Endometriosis y fibroides uterino.
  • Cáncer de mama, ovarios o tiroides.
  • Síndrome de fatiga crónica y fibromialgia
  • Esclerosis múltiple
  • Enfermedades metabólicas, entre otras. 

Lista de los principales disruptores endocrinos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un informe sobre las sustancias químicas que perturban la función endocrina (hormonal). 

Hay una enorme lista con más de cien mil disruptores endocrinos que se encuentran en tu entorno. Estos son algunos de ellos:

  • BPA (se encuentra en plásticos)
  • Ftalatos (en plásticos, ropa, cortinas y productos para el cuidado personal)
  • Retardantes de fuego (en muebles, alfombras aparatos eléctricos y electrónicos)
  • Químicos perfluorados (en utensilios de cocina antiadherentes)
  • Éteres de glicol (presentes en pinturas, productos de limpieza y cosméticos)
  • Artrazina (herbicida utilizado en cultivos)
  • Arsénico (en el agua contaminada)
  • Mercurio (en pescados)
  • Plomo (en pinturas y agua contaminada)
  • Pesticidas organofosforados (en pesticidas utilizados en alimentos)
  • Dioxina (se forman durante procesos industriales)
  • Perclorato (presentes en combustibles)

¿Qué hacer para reducir la exposición a estas enemigas?

Hay muchas toxinas imposibles de evitar porque se relacionan con los procesos de fabricación de la casa donde vives, los alimentos que comes, entre otros. Es decir, están presentes en tu día a día.

Lo bueno es que hay formas de disminuir tu exposición a ellas, sin encerrarte en una burbuja o volverte paranoica. 

Para evitar las toxinas que afectan las hormonas de la menopausia, puedes dar pequeños cambios que te garantizarán unos años dorados con mejor calidad de vida: 

  1. Reemplaza las botellas de plástico con botellas de vidrio o acero inoxidable.
  2. Guarda tus alimentos en recipientes de vidrio o cerámica.
  3. No calientes alimentos en recipientes de plástico en el microondas.
  4. Utiliza papel de aluminio en lugar de envolturas de plástico para tus alimentos.
  5. Compra alimentos frescos y ecológicos, libres de plaguicidas y compuestos propios de la agricultura moderna convencional.
  6. Reduce el consumo de pescados como el atún y carne con mucha grasa.
  7. Lava tus manos después de emplear recibos de papel.
  8. Prefiere sartenes de cerámica o acero inoxidable en lugar de los antiadherentes.
  9. Si compras juguetes, busca versiones de madera, no tóxicos o libres de BPA.
  10. Compra alimentos orgánicos siempre que puedas permitírtelo.
  11. Utiliza productos de limpieza ecológicos siempre que puedas.
  12. No uses pesticidas e insecticidas. Recurre a repelentes naturales.
  13. Intenta que tu ropa sea de algodón orgánico.
  14. Elige productos cosméticos y de higiene con ingredientes naturales.
  15. Usa un protector diario para tu hígado que sea totalmente natural, para que pueda repeler las toxinas que lo atacan a diario y cumpla su función desintoxicante a tope.

Complementa estas acciones con hábitos de vida saludable, como tener una alimentación equilibrada y saludable, tomar mucha agua, dormir lo suficiente y hacer ejercicios.

← Publicación anterior Publicación nueva →

¿Proteína de suero de leche concentrada o aislada? Aquí se acaba el dilema

Haz aumentar los glúteos con esta mezcla de nutrientes

Gua Sha: la terapia antiedad para tu cuerpo

Cómo limpiar el hígado naturalmente

Gánale la batalla a la celulitis y luce confiada tu cuerpo en la playa