Bacterias intestinales fuera de control: aquí los motivos – Evolution Advance

Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

Bacterias intestinales fuera de control: aquí los motivos

Bacterias intestinales fuera de control: aquí los motivos

Es sorprendente cómo cada día se conocen más estudios que demuestran la conexión entre las bacterias intestinales y todos los demás aspectos de la salud humana.

Ellas pueden ser tus aliadas para estar más sano o tus peores enemigas. Solo debes aprender a cuidarlas.

Pero te preguntarás ¿cómo sé cuándo mis bacterias funcionan mal? Y lo más importante, ¿qué puedo hacer al respecto?

Para conocer las respuestas a estas preguntas, sigue leyendo.

¿Qué son las bacterias intestinales?

Las bacterias del intestino suman más de 100 billones de células y tienen un impacto increíble en tu salud, más de la que los expertos creían.

Debes tener en cuenta que son sumamente relevantes para que tu organismo funcione bien y no corras el riesgo de tener problemas relacionados con tu sistema digestivo.

Dentro de tu intestino residen dos tipos de bacterias.

¿Qué son las bacterias intestinales?

Para lograr un intestino sano, solo necesitas tener un equilibrio de bacterias, por supuesto limitando a las “malas” y dándole paso a las “buenas”.

7 señales de que tus bacterias del intestino están desequilibradas

Saber si tienes a tus bacterias desestabilizadas no es tan fácil como saber si tienes fiebre. Pero, aunque lo creas difícil de percibir, existen señales de advertencia que te indicarán que algo podría andar mal.

Ten en cuenta estas indicaciones que te podría estar mandando tu propio cuerpo:

Problemas digestivos

Generalmente cuando te nombran “bacterias intestinales malas”, la primera señal que vine a tu cabeza son los problemas digestivos. Y es entendible.

La mayoría de los médicos recetan medicamentos genéricos como antiácidos. Pero, lastimosamente, estos solo abordan síntomas superficiales, pues no llegan a atacar a las bacterias no saludables.

Es posible que no tengas un intestino sano, si estás luchando con alguno de los siguientes síntomas:

Problemas digestivos

Problemas mentales

¿Sabías que la salud de tu intestino es capaz de afectar la salud de tu cerebro? Suena loco, pero es verdad. Ya se ha comprobado científicamente que las bacterias del intestino producen neurotransmisores.

Pero en la actualidad los científicos están inclinados a que personas con ciertos trastornos mentales también tienden a tener alteraciones. 

Las bacterias que se encuentran en el intestino podrían ser las culpables de:

Problemas mentales

Deficiencia de vitaminas y minerales

Deficiencia de vitaminas y minerales

Cuando se trata de ayudar a tu cuerpo a producir y sintetizar vitaminas y minerales, tener un intestino sano juega un papel muy importante.

En el momento en el que los microorganismos del intestino están fuera de control, tu cuerpo tiene más dificultades para obtener las suficientes vitaminas y minerales esenciales como:

  • Vitamina D.
  • Vitamina K.
  • Vitamina B12 y B7.
  • Magnesio.

Antibióticos

Antibióticos

Si los usas correctamente, los antibióticos son una de las mayores innovaciones de la medicina moderna, pero su uso incorrecto puede crear problemas intestinales.

Los antibióticos eliminan las bacterias malas, pero también en muchas ocasiones, aniquilan las bacterias buenas, las cuales son esenciales para tu salud.

Debes saber que las bacterias buenas eliminadas por los antibióticos no se reemplazan a sí mismas, a menos que tú intervengas.

Estrés crónico no controlado

Estrés crónico no controlado

Además de agotarte, ponerte ansioso y aumentar tu presión arterial… ¿Sabías que, el estrés también puede causar estragos en tu intestino? Aunque trates de evitarlo a toda costa, él siempre estará allí. Pero no tienes de qué preocuparte, esto no es un problema mayor si sabes manejarlo.

Quizás ya lo sabías, pero el estrés no controlado aumenta los niveles de cortisol, lo que puede impedir que tu intestino funcione correctamente.

Si has estado estresado durante los últimos meses, años o décadas, pero no lo has controlado existe una gran probabilidad de que tu intestino no esté saludable.

Condiciones de la piel

Muchas afecciones cutáneas pueden indicar problemas del intestino o hasta podrían ser una señal que tu intestino no está bien. El problema no es la piel en sí, ella es solo un indicativo.

Si tienes alguna de estas afecciones, ve al médico porque podría deberse a microorganismos intestinales desequilibradas:

Condiciones en la piel

Enfermedades autoinmunes

Enfermedades autoinmunes

Las enfermedades autoinmunes pueden ser difíciles de controlar porque el cuerpo se ataca literalmente a sí mismo.

En el mundo todo evolucionó y las investigaciones con respecto a las enfermedades autoinmunes no se quedaron atrás. Es así como los científicos han relacionado a estas enfermedades con intestinos enfermos.

Si estás batallando con cualquiera de estas enfermedades autoinmunes, es posible que puedas hacer desaparecer sus síntomas cuidando tu intestino:

4 sencillos pasos para estabilizar a tus bacterias intestinales

¿Alguna de las señales de advertencia anteriores te resultó familiar?

Si es así, no te estreses. A partir de ahora, puedes tomar medidas para mejorar la salud de tu intestino. Y de esta manera evitarás que surjan nuevas afecciones médicas e incluso puedes revertir las afecciones que ya tienes.

¿Estás listo para empezar a cuidar a tus bacterias buenas?

Pon las siguientes recomendaciones en práctica:

Evita las toxinas

Muchas personas continúan comiendo y viviendo de una manera que no benefician a las bacterias buenas. Solo las mata.

Llevar un estilo de vida no saludable estimula el crecimiento de las bacterias malas y rompe la integridad de tu revestimiento intestinal. Y en la mayoría de los casos, las personas ni siquiera saben que están erradicando a sus bacterias intestinales buenas.

Evita las toxinas

Igual ten en cuenta que evitar los alimentos tóxicos y las toxinas ambientales es un gran comienzo, pero no es suficiente para una salud óptima.

Hay alternativas para proteger a tu hígado de las toxinas que ingresan a tu cuerpo, de manera más rápida, segura y saludable. Es el caso de Detox, un suplemento nutricional que te desintoxicará y protegerá día a día.

 

Come alimentos fermentados para nutrir a tus bacterias intestinales

Es hora de que seas proactivo y comiences a estimular el florecimiento de las bacterias intestinales buenas. Una de las mejores formas es comer más alimentos fermentados, los cuales están repletos de probióticos.

Come alimentos fermentados para nutrir a tus bacterias intestinales

Si vas a comenzar a incluirlos en tu dieta, hazlo con pequeñas cantidades, recuerda que nada en exceso es bueno.

Y si quieres conocer las propiedades para perder peso de estos alimentos, visita este post en nuestro blog “Probióticos para bajar de peso: úsalos y agrégalos a tu dieta”.

Toma suplementos probióticos

Toma suplementos probióticos

Puedes restaurar tu salud intestinal más rápido tomando un suplemento probiótico diario, asimismo podrás "compensar" las bacterias buenas que perdiste.

Y si buscas un suplemento nutricional, Good Bacteria puede ser una gran opción porque brinda 30 billones de microorganismos buenos que te ayudarán a proteger a tu sistema inmune y mantener sano a tu aparato digestivo.

Maneja tu estrés

Lo más poderoso que puedes hacer para mejorar tu salud intestinal, además de cambiar tu estilo de vida por uno más saludable, es hacer del manejo del estrés una prioridad.

Te recuerdo, no existe un método específico para hacerlo. La clave es elegir algo que disfrutes y hacerlo seguidamente. Si haces tiempo en tu agenda para controlar el estrés, lo tengas en el momento o no, te ayudará muchísimo a:

  • Reducir los niveles de cortisol.
  • Mejorar tu salud intestinal.

Dato importante: Asegúrate de dormir lo suficiente, ya que un déficit de sueño aumentará tus niveles de cortisol y esto daña tu intestino. Trata de dormir entre 7 u 8 horas por la noche.

Con conocimiento y acción inteligentes, puedes curarte de adentro hacia afuera.

La receta para un intestino saludable es fácil:

Maneja tu estrés

Lleva todo con paciencia. Nada sucede de la noche a la mañana, pero con constancia y buenos hábitos lo lograrás.

¡Cambiar tu intestino podría ser el primer paso para cambiar tu vida!

¿Tienes dudas? Te espero en los comentarios.

← Publicación anterior Publicación nueva →

Haz aumentar los glúteos con esta mezcla de nutrientes

Gua Sha: la terapia antiedad para tu cuerpo

Cómo limpiar el hígado naturalmente

Gánale la batalla a la celulitis y luce confiada tu cuerpo en la playa