Infecciones urinarias durante la menstruación

Infecciones urinarias durante la menstruación

Las infecciones urinarias durante la menstruación son bastante comunes; por eso, no es de extrañar sentir un dolor intenso al orinar cuando estás “en esos días”. 

La causa de estas infecciones son las bacterias. Y la más habitual es E-Coli, presente en el intestino y al alcance de la uretra, que a menudo deriva en cistitis o inflamación de la vejiga. Debido a la anatomía femenina son más habituales en ellas. 

Sigue leyendo para aprender sobre las infecciones urinarias desde todas sus aristas y puedas evitarlas durante el período. La idea es ayudarte a mantener tu bienestar, no importa en qué día del mes te encuentres. 

¿Por qué se producen las infecciones urinarias durante la menstruación?

Las infecciones de orina o cistitis son una infección de la vejiga y la uretra, órganos que  expulsan la orina del cuerpo. La puede causar cualquier tipo de microorganismo: bacterias, virus, hongos o parásitos, aunque lo más frecuente es que sea de tipo bacteriano. 

Las mujeres tienden a padecer más de infecciones íntimas debido a la anatomía de su aparato urinario inferior, estando la pelvis, uretra, vejiga, útero y recto en un sector muy pequeño. 

Además, la uretra femenina es muy corta y su extremo está situado en el interior de la vagina, un lugar poblado por bacterias que cuando se desplazan hacia la vejiga o la uretra, son muy agresivas y producen las infecciones.

A eso le sumamos que, durante la menstruación, aumentan la producción de estrógenos y progesterona, también el pH se desequilibra como resultado de la eliminación de restos celulares y la formación de escamas del endometrio. 

Eso provoca que la temperatura y la humedad promuevan un ambiente ideal para que las bacterias se desarrollen y haya más posibilidad de tener infecciones en la región vaginal.

¿Cuáles son los síntomas de las infecciones urinarias?

La primera infección de orina puede ser una experiencia aterradora y, una vez hayas tenido una, definitivamente sabrás cuando presentes otra. 

¿Cuáles son los síntomas de las infecciones urinarias?

Importante: busca atención médica de inmediato si tienes fiebre, escalofríos, náuseas o vómitos.

Factores que predisponen a las infecciones de orina

Hay situaciones desencadenantes que aumentan la probabilidad de que surjan las infecciones urinarias. Aquí te menciono algunas: 

Factores que predisponen a las infecciones de orina

¿Cómo se diagnostica una infección urinaria?

Los médicos se basan en la historia clínica del paciente, un examen físico y pruebas diagnósticas. Preguntan si hay antecedentes de problemas de la salud que causan propensión a cualquier tipo de infección urinaria, así como los síntomas. 

Además, pueden solicitar: 

  • Análisis de orina: se obtiene una muestra de orina en un recipiente especial en el consultorio médico o un laboratorio. De allí, se analizan las bacterias y glóbulos blancos que el cuerpo produce para combatir infecciones. Las bacterias también se pueden encontrar en la orina de personas sanas, por lo que una infección urinaria se diagnostica tomando los resultados de laboratorio más los síntomas. 
  • Cultivo de orina: en algunos casos, puede necesitarse un cultivo de la orina para ver qué tipo de bacteria está causando la infección. Se recomienda cuando se tienen infecciones repetidas o ciertos problemas médicos. 

¿Puede haber complicaciones a consecuencia de una infección urinaria?

Cuando se tratan rápida y adecuadamente, es poco común que las infecciones urinarias inferiores tengan complicaciones. Pero si se deja sin tratar o el tratamiento no es el adecuado, puede tener consecuencias graves.

Las complicaciones de una infección urinaria pueden comprender:

¿Puede haber complicaciones a consecuencia de una infección urinaria?

¿Se puede prevenir una infección urinaria?

La respuesta es sí. Para ello, puedes adoptar las siguientes medidas:

Recuerda: ante cualquier problema de salud acude a un médico, en especial si tienes una infección en la orina o molestias en tu zona íntima. La automedicación no es una alternativa.

Back to blog