Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

¿Vas al gimnasio y no ves los resultados? Te contamos las razones

¿Vas al gimnasio y no ves los resultados? Te contamos las razones

Qué bien te sientes después de entrenar. Ese dolorcito en tus músculos trabajados y la satisfacción de cumplirte a ti misma.

Pero el tiempo pasa y tu cuerpo no refleja que entrenas casi a diario.

Pesas lo mismo, tus piernas y nalgas no son más firmes, y la pancita sigue asomándose entre los botones de la camisa.

¿Vas al gimnasio y no ves los resultados? Existen muchas razones y aquí conocerás las más comunes, además de tres nutrientes que pueden darte el empujón que te falta.

Tus entrenamientos

  • Te planteas objetivos irreales

Ir al gimnasio con la meta de tener el cuerpo de Sascha Fitness o el trasero de Jennifer López es poco realista.

Es prácticamente imposible conseguir un cuerpo igual que una modelo, influencer o artista con el ejercicio, porque no tienes su genética, su sistema hormonal ni su estilo de vida. 

Trázate objetivos reales y mídelos cada semana. Verás que no estás tan estancada como dices, sino que irás mejorando la versión de ti misma.

  • Te excedes haciendo cardio

Los ejercicios cardiovasculares ayudan a quemar calorías, mejoran tu capacidad pulmonar y tu resistencia.

Pero si te excedes, pierdes energía y la preciada masa muscular que te hace lucir unas curvas sexis y bonitas.

La mejor estrategia es trabajar tus músculos con peso y resistencia. Porque mientras más músculos tienes un metabolismo más rápido, pierdes grasa y se te facilita tonificarte.

10 a 20 minutos de cardio después de los ejercicios de resistencia es suficiente

  • No te esfuerzas lo necesario

Estás haciendo sentadillas. Cuentas, 8, 9, 10… El músculo empieza a quemar y te rindes

Para verte bella tienes que ver estrellas. Rétate en cada entrenamiento y los resultados llegarán. Incrementa la tensión, muévete más lento o carga más peso semana a semana.

No se trata de arriesgarte a una lesión o dañar la técnica por esforzarte más, pero no te rindas al primer ardor.

Tu mente será tu mejor aliada.  ¿Recuerdas la frase de Rocky Balboa, “no duele”? Úsala o crea una frase para ti misma y aliéntate.

  • Llevas mucho tiempo haciendo el mismo entrenamiento

Supongamos que te fascina comer pollo. Lo comes un día, una semana, varios meses, hasta que un día dices: ¡basta de pollo, estoy aburrida!

Igual sucede con tus rutinas. Hacer siempre lo mismo da pereza y podrías abandonar. Además, tus músculos se adaptarán a los mismos estímulos y no responderán como deben. 

Pero tampoco te vayas al otro extremo. Si cambias de rutina tan seguido como cambias tus pantis no dominarás la técnica, la ejecución ni generarás adaptaciones o estímulos óptimos.

Una referencia es modificar tus rutinas cada 6 a 8 semanas. Pero si quieres dar justo en la diana, mejor contrata a un entrenador calificado que organice tus rutinas.

Si vas al gimnasio y no ves los resultados, quizá son las hormonas 

Juventud divino tesoro, cuando tener un cuerpazo con el ejercicio era natural y fluido. Pero mientras cumples años, se te hace cuesta arriba.

Pasa que en los 20´y los 30´empiezas a perder músculos. Pero con la menopausia, la degradación muscular se acelera debido a la disminución del estrógeno.

Y cuando hay poco músculo se te complica desarrollar fuerza para progresar y el metabolismo se ralentiza, haciéndote acumular más grasa.

Pero eso no debe ser una razón para abandonar, más bien debe motivarte a seguir para ser más saludable, fuerte y lucir fabulosa a la edad que tengas. 

Qué comer cuando hago ejercicios

Si después de entrenar como una campeona, te zampas una comilona para lograr piernas grandes y duras, o decides no comer carbohidratos “para adelgazar”, vas por mal camino. 

Da igual si tu meta es perder grasa o aumentar músculos, debes balancear tus comidas:

  • Las proteínas te sacian por horas y evitan la flacidez porque cuidan los músculos.
  • Los carbohidratos te dan energía y sacian muy rápido.
  • Las grasas hacen más adelgazar, y absorber vitaminas y minerales.  
  • Los vegetales te dan energía, dan saciedad y evitan ganar grasa.

¿Cuánto comer si estás entrenando? Según las Pautas dietéticas para estadounidenses es de 1600 a 2400 calorías por día en mujeres, dependiendo de su meta. 

Pero como cada mujer es distinta y está en cierto momento hormonal, un médico o nutricionista puede crearte un plan de alimentación que se acople con tus entrenamientos.

Dormir y descansar después del ejercicio son “la única fórmula mágica”

Cuando entrenas, sometes a tu cuerpo a estrés y se rompen fibras musculares. Y al descansar es cuando se liberan las proteínas que reparan tus músculos.

En cambio, si no tomas un respiro todo el trabajo y esfuerzo será tiempo perdido. 

¿Cuándo descansar?

  • Entre series: los expertos dicen que la cantidad de descanso entre los entrenamientos es cuando el dolor desaparece de los músculos.  
  • Durante la semana: no tienes que entrenar todos los días, porque tus músculos terminarán cansados, sobrecargados y no avanzarás en tus entrenamientos. 
  • Durante la noche: dormir 7 u 8 horas hace que tu cuerpo se repare y promueve la hormona del crecimiento humano, que permite el desarrollo muscular. Evitarás el desequilibrio hormonal que causa hambre, antojos y grasa corporal. 

Una solución nutricional para ir al gimnasio y ver resultados

Las personas comunes y corrientes, que no son atletas ni influencers, comen lo que tienen a mano. Pero, muchas veces, no consumen nutrientes específicos para mejorar el funcionamiento y recuperación del cuerpo después del ejercicio.

Por eso, en Evolution Advance Nutrition creamos el Combo Definición Total

Tiene los tres suplementos más respaldados por médicos, endocrinólogos y entrenadores: una proteína de suero de leche optimizada, creatina y electrolitos.

Si vas al gimnasio y no ves los resultados, este trío poderoso trabaja para aumentar tu fuerza, potencia y energía, mientras tonificas tus músculos por 7 horas y recuperas los minerales que pierdes cuando sudas.

Conoce a tu nuevo mejor amigo de entrenamientos aquí:

 

← Publicación anterior Publicación nueva →

¿Cuál es la mejor proteína para bajar de peso?

Haz aumentar los glúteos con esta mezcla de nutrientes

Gua Sha: la terapia antiedad para tu cuerpo

Cómo limpiar el hígado naturalmente

Gánale la batalla a la celulitis y luce confiada tu cuerpo en la playa