Razones para preocuparte por la salud de tu caca – Evolution Advance

Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

Razones para preocuparte por la salud de tu caca

Razones para preocuparte por la salud de tu caca

¿Alguna vez has fijado tus ojos en el inodoro para detallar el aspecto de tu caca?

Quizá te parezca extraño o asqueroso de solo pensarlo. ¡Pero es importantísimo! 

Y es que tus heces pueden arrojar muchas pistas sobre tu salud, tu estado de ánimo, el aspecto de tu piel, hasta tu dificultad para adelgazar o hasta tu capacidad para eliminar toxinas del cuerpo.

Sigue leyendo para que sepas detectar, por medio de tus deposiciones, si todo está bien en tu organismo o debes tomar acción para mejorarlas.  

¿Por qué es importante tener heces saludables?

Cuando tu caca se ve bien, se desliza suave y naturalmente hasta el excusado ¡ALÉGRATE! porque indica que muchas cosas en tu organismo están funcionando adecuadamente:

  • Tu microbiota es sana y equilibrada.
  • Tu sistema gastrointestinal trabaja de forma óptima.
  • Llevas una buena alimentación, con suficiente fibra.  
  • Estás bien hidratada.
  • Tus músculos estomacales están relajados.
  • Tus hormonas se mantienen equilibradas.
  • Tienes niveles sanos de estrés.
  • Eres una persona activa.

Por el contrario, la caca enferma, trae múltiples complicaciones que van más allá del estreñimiento, calambres, gases, fisuras y hemorroides por unas heces duras, o la deshidratación, ardor y más, que causa la diarrea:

  • Duelen las articulaciones y la espalda de forma frecuente.
  • Tienes músculos doloridos (mialgia).
  • Mal aliento, olor corporal, pies malolientes y flatulencias.
  • Dolores de cabeza repetidos.
  • Problemas de memoria, confusión mental y "niebla mental".
  • Cambios de humor, ira, irritabilidad, pérdida de la memoria.
  • Acné y resequedad en la piel.
  • Fatiga y poca energía. 
Realizar QUIZ

¿En qué fijarte para conocer el estado de tu caca? 

El color, la forma, el olor y la consistencia… ¡Todo importa!

Pero tranquila, no tienes que ser médico o bioanalista para detectarlo. 

Existe una herramienta sencilla que clasifica las heces: la Escala de Bristol (Heaton y Lewis, Universidad de Bristol).

Su fin no es darye un diagnóstico, sino orientarte sobre si tienes alguna alteración que debas controlar o consultar con un médico. 

Importante: califica tu popó por cómo se comporta usualmente. Quizá un día te pasaste de condimentos o te estresaste de más por lo que tu caca puede ser diferente; esos casos no los cuentes para esta escala. 

Qué te dice tu caca

Forma y consistencia 

Hay 7 grupos de heces, según su forma y consistencia:

  • Tipo 1: si son separadas, duras y pequeñas, como pupusitos de conejo, indican que sufres estreñimiento. 
  • Tipo 2: las alargadas (forma de salchicha) y llenas de bultos señalan que estás deshidratada. 
  • Tipo 3: si son alargadas con grietas, similar a una morcilla con grietas, son normales, pero pueden mejorar. 
  • Tipo 4: si son alargadas, lisas y blandas, parecidas a una salchicha blanda  ¡felicitaciones! son las cacas perfectas.
  • Tipo 5: blandas, con trozos separados o bordes definidos pueden decir que no has digerido bien la comida.
  • Tipo 6: blandas y con trozos separados y bordes pegados pueden indicar diarrea.
  • Tipo 7: heces acuosas, sin forma y continuas definitivamente es diarrea. 
Color
  • Marrón: es el color ideal de las heces, todo va bien.
  • Verde: los alimentos han pasado muy rápido por el tubo digestivo.
  • Amarilla: se relaciona con problemas en la eliminación de bilis, ser celíaco o sufrir hepatitis.
  • Roja: se produce por sangrado en el intestino grueso o hemorroides.
  • Negra: puede causarse por ingesta de hierro o la presencia de sangre procedente del intestino delgado o del tubo digestivo.
  • Blanca: falta de bilis o a una mala absorción de grasas.
Olor 

Ok, la caca jamás olerá agradable, pero si regularmente la catalogas como putrefacta, puede significar un problema. 

Cuándo acudir al médico por el tipo de heces

Para llevar un control sobre tu salud, debes monitorear tus deposiciones y su frecuencia. 

Si observas alguno de los siguientes cambios, consulta al médico:

  • Aumenta el número deposiciones o diarrea, con o sin sangre en las heces.
  • Estreñimiento persistente que antes no existía o se debe realizar mayor esfuerzo para defecar, sobre todo si hay pérdida de peso.
  • Si tus heces son negras como el alquitrán y pegajosas, pastosas de forma continuada o blancas. 
  • Si hay sangre roja puede ser signo de algo leve, pero también de patologías graves. 

¿Ahora, qué hago?

Si ya descartaste que tienes una condición médica que arruina la salud de tu caca y el funcionamiento de tu organismo, hay formas sencillas de mejorarlo en poco tiempo.

Y como queremos que empieces a cuidarte desde hoy mismo, no dejes de probar la Solución Poo Good para hacer popós perfectos.

← Publicación anterior Publicación nueva →

Haz aumentar los glúteos con esta mezcla de nutrientes

Gua Sha: la terapia antiedad para tu cuerpo

Cómo limpiar el hígado naturalmente

Gánale la batalla a la celulitis y luce confiada tu cuerpo en la playa