Por qué tengo la digestión lenta y cómo evitarlo

Por qué tengo la digestión lenta y cómo evitarlo

El sobrepeso es una enfermedad provocada por la acumulación de grasas y toxinas en el organismo. Y la digestión juega un papel importante aquí. Pero ¿qué pasa si tengo digestión lenta?

¿Recuerdas cuando eras joven lo fácil que era comer alimentos con muchas calorías y no sufrir secuelas desagradables?

Esto se debe a las cantidades masivas de jugos digestivos que producimos cuando somos jóvenes, que ayudan a descomponer de manera eficiente los alimentos para una absorción saludable.

Pero, conforme pasan los años, si adoptas un estilo de vida que no es saludable sin cuidar lo que comes y cómo lo comes, esta eficiencia de descomponer los alimentos se deteriora.

Aquí en Evolution te mostraremos las causas de la digestión lenta y la diferencia entre una digestión lenta saludable y una no saludable y cómo evitar esta última.

Primero que nada, ¿en qué consiste la digestión?

Es una combinación compleja de interacciones biológicas y reacciones químicas que tienen lugar a lo largo del tracto digestivo. Este se divide en dos mitades: 

  • Tracto gastrointestinal superior que comprende la boca, el esófago, el estómago y el duodeno.
  • Tracto gastrointestinal inferior que comprende el intestino delgado e intestino grueso.
  • El tracto gastrointestinal se encarga de la mayor parte del sistema inmunológico del cuerpo. Ayuda a protegerte de agentes extraños produciendo ácidos y almacenando bacterias beneficiosas que actúan como defensa. 

Si todo va claro hasta aquí, vamos con el siguiente punto, ¿Cómo funciona el sistema digestivo?

El primer bocado como primer estímulo

El primer bocado como primer estímulo

Empezar a comer es tan importante como lo que ingerimos. Dado que el primer bocado es el primer estímulo para inducir la digestión, tiene un papel más importante de lo que crees.

Para que te hagas una idea más gráfica, cierra los ojos, ahora imagina que estás frente a tu plato de comida favorito (o una comida de tu gusto), trata de imaginar el olor.

¿Notaste que comenzaste a salivar? Si tu respuesta es sí, déjame informarte que has logrado el primer paso de la digestión y es la producción de enzimas a través de la saliva.

Verás, las enzimas son catalizadores biológicos. Aumentan la velocidad y la especificidad de las reacciones metabólicas desde la digestión de los alimentos hasta la síntesis de ADN.

Por ejemplo, la digestión de los carbohidratos comienza en la boca y termina en el intestino delgado. Esto se debe a que en la saliva existe una enzima llamada alfa amilasa (α-amilasa), que se encarga de romper al almidón y otros polisacáridos ingeridos en la dieta.

La digestión de las proteínas se encuentra principalmente en el estómago, con la acción de la pepsina y continúa en el intestino delgado con enzimas pancreáticas.  

En el caso de las grasas la digestión ocurre en el intestino delgado. Gracias a la bilis secretada por el hígado que favorece la emulsión de las grasas y a las lipasas de la secreción pancreática.

Probablemente piensas: «no importa cómo lo comamos, ¿al final no se mezcla todo en el estómago?».

¡Lo que hace que se piense así es que el estómago se percibe como un balde vacío en el que se acumula la comida! Sin embargo, es erróneo ver a este órgano solo como un almacén de alimentos, ya que el sistema digestivo no consta solo de él. 

Una causa común de la digestión lenta es la disminución relacionada con la edad de las enzimas activas que ayudan a descomponer los alimentos en nutrientes absorbibles.

Nadie puede negar el papel de la boca, el intestino delgado y grueso en la digestión. Lamentablemente, no todos saben que la digestión comienza en la boca pero esto varía dependiendo de lo que tengas que digerir. 

Masticar, la clave para evitar la digestión lenta no saludable

Si ya ha comenzado en tu boca la producción de enzimas a través de la saliva, el siguiente paso es masticar correctamente los alimentos.  Masticar bien ayuda, junto con las enzimas, a descomponer las moléculas de los alimentos en un tamaño que el cuerpo lo pueda absorber.

Para que lo veas más claro, ¿Sabes por qué a los bebés se les debe dar la comida en puré? Esto es porque ellos no tienen dientes para masticar y descomponer los alimentos en partículas pequeñas.

Pero ¿qué pasa si no mastico bien y trago la comida rápido? La verdad es que aquí se encuentra la razón de muchas de las malas sensaciones que quedan luego de comer.

Cuando comes muy rápido y tragas la comida casi entera, provocas un aumento en la secreción de la insulina que crea una sensación de somnolencia. Esto significa que el rendimiento físico y mental se verá afectado en horas posteriores a la comida.

Tal vez te preguntarás “¿Por qué pasa esto?”

Como ya sabrás, el cuerpo requiere energía para pensar, moverse y también para digerir. El organismo humano es tan perfecto que sabe distribuir de manera eficiente la energía para que se lleven a cabo todas las funciones del cuerpo.

Cuando omites el paso de masticar bien tus alimentos y tragas la comida casi entera, le estás dando más trabajo al estómago. El cuerpo dice: “necesito sobrevivir”, así que comienza a segregar más jugos gástricos de los que debería para ayudarte a digerir.
Mientras pasa todo eso, tu sistema digestivo le roba energía a otras funciones del cuerpo para poder procesar tus alimentos, porque está trabajando el doble. Por eso, cuando esto pasa, es difícil concentrarte, sientes sueño y, en casos más extremos, dolor abdominal y acidez estomacal.

Es por eso que los nutricionistas siempre le recomiendan que comas despacio y mastiques los alimentos al menos 20 veces por bocado. ¡Porque tu digestión comienza en tu boca! Si con frecuencia sientes como un nudo en el estómago después de comer, probablemente estés tragando la comida entera.

Lo que comes también influye en la digestión lenta

Desde un punto de vista menos técnico, encontramos 2 tipos de digestión lenta. Estas vamos a llamarlas:

  • Digestión lenta no saludable
  • Digestión lenta saludable

La digestión lenta no saludable, es la que se produce por comer alimentos bajos en calidad nutritiva, sin masticarlos bien (como ya mencionamos) y comiendo en exceso. Este tipo de digestión lenta causa daños en el estómago, genera fatiga general en el cuerpo y a largo plazo conduce a enfermedades.

La digestión lenta saludable, es todo lo contrario a la anterior. Este tipo de digestión se produce cuando consumes una dieta saludable balanceando bien los alimentos. Y estos alimentos demoran en digerirse por su alta concentración de fibra que ayuda a mantenerte saciado por más tiempo.

Es saludable porque al contrario de la anterior, la sensación de saciedad que te produce la calidad de algunos alimentos, te ayuda a consumir menos calorías, en especial si te encuentras en un plan de alimentación para perder peso.

Bien sean carnes, pollos, frutas, verduras, nuestro sistema digestivo reacciona de manera diferente cuando comemos cada uno de ellos. A veces sentimos un peso en el estómago durante 4-5 horas, y otras veces sentimos hambre nuevamente incluso media hora después de comer.

En este punto entran en juego variables como las características de los alimentos que ingerimos y si son aceptados o no por nuestro estómago, mientras que algunos alimentos tardan muchísimas horas en digerir, otros pasan en un abrir y cerrar de ojos.

Vamos a enumerar algunos alimentos de digestión lenta y rápida uno por uno, y depende de ti poder comerlos de manera equilibrada.

Una nota importante: los datos a continuación reflejan valores promedio y son muestras de personas con un sistema digestivo saludable.

Alimento Tiempo
Agua pasa directamente a los intestinos
Jugos de frutas o verduras 15-20 minutos
Verduras crudas 30-40 minutos
Verduras cocidas 40 minutos
Pescado 45 minutos-1 hora
Ensalada con aceite 1 hora
Verduras con almidón 1,5 - 2 horas
Pollo 1,5 - 2 horas
Leche y productos lácteos 2 horas
Granos como arroz, bulgur, quinua 2 horas
Frutos secos como nueces, almendras, avellanas 3 horas
Carne de res 3 horas
Carne de cerdo 4 horas

Por este motivo, es necesario encontrar un buen equilibrio entre estos dos tipos de alimentos.

¿Qué puedo hacer para evitar la digestión lenta que no es saludable?

Para nadie es un secreto que la clave está en adoptar una alimentación saludable. Tal vez te parezca repetitivo, pero es ahí donde se pueden evitar muchos problemas de salud, en especial en el estómago.

Si quieres tener una digestión saludable, que no te genere molestias después de comer, es importante que prestes atención a estos consejos:

Si quieres tener una digestión saludable, que no te genere molestias después de comer, es importante que prestes atención a estos consejos:

Recuerda que esta información no pretende sustituir la voz de un especialista médico. Si sufres de molestias en el estómago relacionadas con la digestión, debes ir a un especialista para que determine la causa del problema.

Back to blog