Ayuno intermitente o dietas bajas en calorías – Evolution Advance

This site has limited support for your browser. We recommend switching to Edge, Chrome, Safari, or Firefox.

Ayuno intermitente o dietas bajas en calorías

Ayuno intermitente o dietas bajas en calorías

¿Quieres perder libras y medidas, pero hay tanta información que no sabes por cuál decidirte? Aquí vamos a enfrentar a dos sistemas de alimentación que siempre están en la palestra: ayuno intermitente o dietas bajas en calorías.

No tomes a la ligera el cómo alimentarte para adelgazar; en especial, si no tienes una guía.

Sigue leyendo para que conozcas más de ambas opciones. Podrías encontrar la respuesta que estabas esperando para llegar a tu meta.

Dos opciones muy diferentes para un mismo objetivo

Primero que nada, veamos dos definiciones supersencillas: 

  • El ayuno intermitente implica abstenerte totalmente de alimentos por varias horas, antes de volver a comer de forma regular. 
  • Una dieta bajas en calorías es un régimen dietético en el que reduces la cantidad de alimentos que comes desde la mañana hasta la noche.

Muchas personas piensan que el ayuno intermitente es efectivo porque reducen las calorías. ¡Pero eso no es cierto! 

Ayunar requiere de una planificación y, al momento de comer, hay que darle al cuerpo todas las calorías que necesita para generar energía.

 

De hecho, comer poco durante las ventanas de alimentación es una de las razones por las que muchos pasan hambre al ayunar, pierden energía, tienen malestares y no ven los resultados que esperan.

Está comprobado que el ayuno causa cambios hormonales beneficiosos para el cuerpo, que no suceden cuando se ingieren alimentos de manera constante. 

En cambio, la ciencia ha detectado que reducir las calorías tiene un 98% de fallas.

¿O no te has fijado que pocas personas se mantienen delgadas a largo plazo cuando llevan una dieta restrictiva?... Permíteme explicártelo.

Dónde fallan las dietas bajas en calorías 

Si una dieta baja en calorias no te funcionan a largo plazo no es porque te saltaste la dieta un día o no entrenaste suficientes durante la semana.  Así que deja de culparte.

Entonces, ¿en qué falla este tipo de dietas? Te lo explicamos en 3 pasos: 

  1. Cuando las personas comienzan a restringir las calorías, la grasa corporal disminuye.
  2. El cerebro se pone en modo alarma y trata de compensar la grasa que perdió porque de allí es de donde saca la energía. 
  3. Se activa la hormona del hambre (grelina) que causa muchas ganas de comer para que la grasa perdida regrese. 

Cuando te sometes a este sistema perverso, es casi imposible no caer en tentaciones golosas, a causa del hambre fisiológica. 

Por eso, al iniciar una dieta baja en calorias estricta, baja en calorías, comienzas a perder peso muy rápido. Pero con el tiempo, te estancas y hasta ganar más peso aunque sigas tu dieta. 

Otras consecuencias de las dietas que restringen calorías  

Se han realizado muchos estudios para determinar los efectos fisiológicos y psicológicos de la restricción alimenticia prolongada.

Los resultados son aplastantes y demuestran por qué una dieta restrictiva no ayuda, para nada, a alcanzar un peso saludable a lo largo del tiempo.  

  • Generan angustia emocional severa y depresión.
  • Aparece una preocupación constante por la comida
  • Se pierde la concentración, la comprensión y capacidades del juicio. 
  • Restan la energía.
  • No aborda el problema de la resistencia a la insulina y los niveles altos de esta hormona. 
  • Disminuye el metabolismo basal, por eso, aparecen síntomas, como más hambre, cansancio, frío, entre otros. 

¿Qué tiene el ayuno intermitente que no tengan las dietas bajas en calorías?  

Los cambios hormonales que ocurren en el cuerpo con el ayuno intermitente son completamente distintos a los de una dieta hipocalórica.

El ayuno logra disminuir el apetito porque el cuerpo “se come” la grasa corporal para no estar en alerta ni causar hambre desmedida. 

También aborda el problema de la resistencia a la insulina a largo plazo.  

Aquí hay algunos datos:

  • En un ensayo aleatorio en 107 mujeres jóvenes con sobrepeso, se comparó la restricción calórica con el ayuno, durante seis meses. 
  • Un grupo hizo una restricción de comida del 25%, similar a la estrategia de control de porciones. 
  • El segundo grupo restringió sus alimentos de forma intermitente. A todas se les permitió una ingesta normal 5 días a la semana, pero solo el 25% de sus calorías habituales 2 días de la semana.

Sobre la pérdida de peso y grasa las diferencias no fueron tan grandes entre ambos sistemas. 

Pero sí las hubo en la resistencia a la insulina, uno de los factores clave que impulsa la obesidad y el aumento de peso. 

Pues el ayuno proporcionó una mejora sustancial en los niveles y la resistencia a la insulina. El grupo de la restricción calórica no obtuvo ninguna mejoría en este aspecto.

Entonces, ¿ayuno intermitente o dietas bajas en calorías?

Aquí no te vamos a dar una respuesta definitiva, porque cada cuerpo es diferente y tiene sus propias condiciones.

Pero si bien el ayuno intermitente puede no ajustarse a todos, podría concluirse que restringir las calorías de un plumazo te traerá más penas que gloria. 

En cambio, una práctica del ayuno intermitente, bien aplicada, te permite comer lo que deseas en las cantidades que tu cuerpo necesita para funcionar al 100%.

Claro, para ver resultados reales debes optar por alimentos sanos, naturales y con todos los macronutrientes. 

De poco o nada va a servirte permanecer muchas horas sin alimentarte, si en la ventana de alimentación te comes un montón de grasas trans o azúcar procesada.  

También, debes tomar en cuenta tu meta. Si quieres adelgazar, come las porciones adecuadas; y si deseas aumentar masa muscular, come entre 10 y 15% más de lo que tu cuerpo requiere normalmente.

 

← Older Post Newer Post →

Haz aumentar los glúteos con esta mezcla de nutrientes

Gua Sha: la terapia antiedad para tu cuerpo

Cómo limpiar el hígado naturalmente

Gánale la batalla a la celulitis y luce confiada tu cuerpo en la playa