Por qué no adelgazo si hago dieta y ejercicios – Evolution Advance

Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

Por qué no adelgazo si hago dieta y ejercicios

Por qué no adelgazo si hago dieta y ejercicios

Muchas personas cuando se colocan la meta de perder unos kilos de más terminan frustradas porque no ven resultados a pesar de todos sus esfuerzos. Y terminan preguntándose: “¿por qué no adelgazo si hago dieta y ejercicio?”

El hecho de que entrenes y tengas un buen plan de alimentación no puede asegurarte por completo que vayas a rebajar, porque tu cuerpo tiene diferentes maneras de reaccionar. O, quizás, otros motivos pueden ser la piedra de tranca en tu camino.

Pero que no cunda el pánico, porque en este artículo te revelaremos las razones que pueden estar bloqueando tu proceso de pérdida de grasa y resolveremos tu pregunta de "¿por qué no adelgazo?".

¿Te has encontrado en esta situación alguna vez?

Es inicio de mes y te has propuesto que esta vez sí vas a comenzar tu nuevo estilo de vida saludable. Te sientes segura, confiada, porque vas a empezar a hacer ejercicios y a comer sano. 

Te levantas cada mañana entusiasmada y te dices, desde hoy hago dieta. Estás convencida de que esta vez si vas a hacer todo bien, preparas tus comidas saludables (evitando todos los azucares y los procesados). Además, te inscribiste al gimnasio y vas todos los días una hora y media.

Sin embargo, cuando han pasado un par de semanas te subes a la báscula con la esperanza de ver algún resultado, pero el número que refleja es el mismo de cuando comenzaste. Para no entrar en pánico, corres a medirte con la cinta métrica y tienes las mismas medidas…

Es allí cuando las vocecitas de tu cabeza te dicen… por que no bajo de peso si hago dieta y ejercicio, ¿para qué lo sigues haciendo?, ¿estás perdiendo el tiempo?” o “mira todo el esfuerzo que realizaste y no bajaste ni una libra”.

El desespero y la desilusión que te embargan es inevitable, ya que lo primero que te viene a la cabeza es ¿por qué no adelgazo?

Empiezas a cuestionarte todo lo que has hecho, comienzas a ver nada más los errores y sientes que todo el empeño que has puesto para alcanzar tu meta no ha servido de nada.

Pero, pocas veces realmente te preguntas por qué tu cuerpo no está reaccionando de la manera que quieres y sigue la incógnita de por qué no adelgazo.

¿Por qué no adelgazo?: esto es lo que pasa en tu cuerpo

Puede que sea tu primera vez tratando de adelgazar o quizás quieras recobrar el cuerpo que tenías hace mucho tiempo. En ambos casos, la mejor solución no es seguir las dietas de moda, sino tener un estilo de vida saludable que puedas mantener en el tiempo.

Cuesta creerlo, pero el metabolismo de tu cuerpo es realmente inteligente y quiere mantenerse en el estado al que está acostumbrado.

Imagínate por un momento que funciona así: tu amiga se aferra a su ex porque tienen miedo a estar sola, así hable con otros chicos o su vecino la invite a salir, tu amiga tendrá ojos únicamente para su expareja.

Aunque suene loca esta comparación es similar a lo que pasa dentro de ti. Tu cuerpo se aferra a los depósitos de grasa cuando percibe cambios en lo que está habituado. Todo este proceso se realiza a través de mecanismos que crea tu propio organismo para proteger las reservas de grasa.

Así trabaja: tu organismo le envía señales a tu cerebro diciendo:

¿Por qué no adelgazo?: eso es lo que pasa en tu cuerpo


También, otra manera que tiene tu cuerpo para conservar las grasas es mediante un metabolismo lento.

Por eso, luego de un largo día o una semana de comer verduras y proteínas magras, sientes que la fuerza de voluntad está por esfumarse y te dan ganas de comer alimentos llenos de azúcares y grasas.

Asimismo, hacer mucho ejercicio puede provocarte un hambre insaciable y diversos antojos para compensar todas las calorías que quemas.

¡Muy pendiente de esto! No significa que tengas alguna debilidad o que no estás hecho para tener un estilo de vida saludable. Todo es un proceso por el que debes pasar. Por eso, perder peso no se da de la noche a la mañana e implica mucha disciplina.

17 razones comunes por las cuales no adelgazas

Como ya te mencioné, cuando tratas de perder peso, tu cuerpo se defiende.

Al principio, es posible que puedas adelgazar, sin mucho esfuerzo. Sin embargo, la pérdida de peso puede ralentizarse o detenerse por completo después de un tiempo.

Si te preguntas ¿por qué no adelgazo?, échales un ojo a estos motivos:

1.- Quizás estás perdiendo peso, pero no te has dado cuenta

Quizás estás perdiendo peso pero no te has dado cuenta

No te preocupes si en una o dos semanas no ves avances en tu meta. Que la báscula se mantenga igual no quiere decir que no estés perdiendo grasa.

Recuerda que el peso corporal tiende a fluctuar unos pocos kilos, dependiendo de los alimentos que ingieras y también pueden influir las hormonas, ya que tienen un efecto importante en la cantidad de líquidos que retiene tu cuerpo.

Además, una de las razones por las cuales no ves variaciones en el peso, es porque posiblemente estés ganando músculo por hacer ejercicios, mientras pierdes grasa.

2.- No estás haciendo un seguimiento a todas tus comidas

 

No estás haciendo seguimiento a todas tus comidas

Hay muchas personas que no están conscientes de qué y cuánto están comiendo realmente.

Por tal razón, llevar un diario de los alimentos que ingieres puede serte útil cuando intentas perder peso. Y en Evolution Advance creamos uno para ayudarte a hacerlo: Descarga aquí GRATIS tu diario de registro de comidas.

Igualmente, los estudios demuestran que las personas que usan diarios de alimentos o fotografían sus comidas constantemente adelgazan más que las personas que no lo hacen.

3.- Comes pocas proteínas

Así que, si deseas adelgazar es mejor que te preocupes por NO tener una ingesta baja de proteínas porque puede paralizar tus esfuerzos. Asegúrate de que en cada plato que comer haya alimentos ricos en este nutriente.

Y si se te dificulta esta tarea, prueba nuestra proteína estrella para bajar de peso Fit & Slim, es suave, espumosa y deliciosa.

 

4.- Estás comiendo demasiadas calorías

¿Por qué no adelgazo? Algunas personas que dicen tener problemas para perder peso, simplemente pueden estar ingiriendo demasiadas calorías.

Quizás puedas pensar que esto no te sucede, pero los estudios demuestran constantemente que las personas tienden a subestimar su ingesta de calorías en una cantidad significativa.

Si no estás adelgazando, así comas bien y te ejercites, intenta pesar tus alimentos y controlar tus calorías durante un tiempo, hasta que le tomes la vuelta.

5.- Los alimentos que incluyes en tus comidas no son los adecuados

La calidad de los alimentos es tan importante como la cantidad.

Si comes alimentos realmente saludables y orgánicos, estos pueden mejorar tu bienestar y ayudarte a controlar el apetito, ya que suelen ser mucho más saciantes.

Pero, cuando vayas por tus compras, verifica si los productos que escoges son realmente saludables y no tienen disfrazados algunos ingredientes dañinos que engordan.

Si aún no sabes identificarlos, te dejo nuestro post “como leer las etiquetas nutricionales” Y si quieres ir un poco más allá, te dejo un ejemplo de ello en este reels.

6.- En tus entrenamientos te hacen falta las pesas

En tus entrenamientos te hacen falta las pesas

El entrenamiento de fuerza es una forma eficaz de perder grasa, porque previene la pérdida de masa muscular que a menudo se asocia con adelgazar y también ayuda a mantener la pérdida de grasa a largo plazo.

Mientras más masa muscular tengas, más fácil se te hará adelgazar, porque el músculo es metabólicamente activo lo cual ayuda a procesar mejor las calorías, a no acumular grasa y tener un mejor control de la glucosa.

7.- Estás comiendo de más

¿Por qué no adelgazo si hago dieta? Los atracones son un efecto secundario común de los regímenes de alimentación y suele ser un problema para muchas personas.

Algunos matan a estos atracones con comida chatarra, mientras que otros lo hacen con alimentos relativamente saludables, como nueces, galletitas de maní, chocolate 70% cacao, etc.

Pero lo que muchos ignoran es que, incluso si comen algo saludable, las calorías siguen contando. Así que, comer cantidades extra de un antojo puede significar un retraso en tu meta. No hay que restringirse al extremo, puedes merendar, pero siempre con moderación.

8.- No estás haciendo cardio

El ejercicio cardiovascular, también conocido como ejercicio aeróbico, es una de las formas más efectivas para mejorar tu salud y muy eficaz para quemar grasa.

Pero cuidado te excedes. Hacer horas de cardio hace que el cuerpo libere más cortisol (la hormona del estrés) lo que hace acumular grasa en el abdomen.

Además, puede debilitar los huesos, afectar los músculos y dañar las articulaciones.

9.- Sigues consumiendo azúcar

Sigues consumiendo azúcar

¿Por qué no adelgazo? El azúcar es uno de los alimentos que más engordan e inflaman.

Quizás hayas eliminado su uso en casa, pero aún sigues consumiendo jugos de frutas o usando condimentos y salsas comprados en el supermercado. Pues muchos de ellos están cargados de azúcares.

También, debes revisar todos los alimentos que digan “sin azúcar agregada” porque a veces traen otros componentes iguales o más dañinos que el propio azúcar.

10.- No duermes bien

 

No duermes bien

Dormir bien es esencial para tu buena salud física y mental, así como también para tu peso. Y es que no hacerlo, provoca una alteración en los niveles de las hormonas del hambre y la saciedad que detonan un hambre excesiva al día siguiente.

Las investigaciones demuestran que la falta de sueño es uno de los mayores factores de riesgo de obesidad. Un estudio dio como resultado que los adultos y los niños que duermen mal tienen un 55% y un 89% más de riesgo de volverse obesos.

Si te está costando conciliar el sueño cada noche, lee nuestro post “10 consejos que te ayudarán a dormir bien con un sueño de calidad”.

11.- Te excedes con los carbohidratos

Te excedes en los carbohidratos

Si has probado todo y no has podido adelgazar, considera probar una dieta baja en carbohidratos.

Muchos estudios muestran que una dieta baja en hidratos de carbono puede ser una estrategia eficaz para perder peso.

Pero cuidado, no se trata de eliminarlos de la dieta, porque ellos son necesarios para cargarte de energía para poder desarrollar nuestra actividad diaria de manera óptima.

Si quieres saber que tipos de carbohidratos elegir para bajar de peso y en qué cantidad mira este artículo.

12.- Sigues el mito de comer muchas veces al día

NO todo el mundo debería comer muchas comidas, en pequeñas cantidades, todos los días para estimular el metabolismo y perder peso.

Los estudios demuestran que la frecuencia de las comidas tiene poco o ningún efecto sobre la quema de grasa o la pérdida libras.

De hecho, hay prácticas como el ayuno intermitente que han demostrado clínicamente su alta efectividad para ayudar a eliminar grasa y peso.

13.- Casi no bebes agua

Casi no bebes agua

En un estudio de pérdida de peso de 12 semanas, las personas que bebieron medio litro de agua 30 minutos antes de las comidas perdieron un 44% más de peso que las que no lo hicieron.

También se ha demostrado que el agua potable aumenta la cantidad de calorías quemadas entre un 24% y un 30% durante un período de una hora y media.

Así que, beber la cantidad de agua que tu cuerpo necesita puede ayudarte a adelgazar.

14.- El consumo de bebidas alcohólicas prolongado

El consumo de bebidas alcohólicas prolongado

Las bebidas alcohólicas son generalmente altas en calorías y muchas de ellas se convierten en azúcar.

De hecho, algunas mezclas de bebidas, pueden contener la misma cantidad de calorías que una comida completa, pero sin los nutrientes necesarios.

Las bebidas espirituosas como el vino o el vodka mezclada con bebidas sin calorías son probablemente las mejores opciones cuando estás a dieta y vas a un compartir; eso si, sin excederse.

15.- Prestas poca atención a tus comidas

Prestas poca atención a tus comidas

La técnica llamada alimentación consciente puede ser una de las herramientas más poderosas al momento de perder unos kilos de más.

Se trata de comer más despacio, sin distracciones, saborear y disfrutar cada bocado, mientras escuchas las señales naturales que le dicen a tu cerebro cuando tu cuerpo está satisfecho.

Numerosos estudios han demostrado que la alimentación consciente puede provocar una pérdida de peso significativa y reducir la frecuencia de los atracones.

16.- Tienes una condición médica de la cual no te has dado cuenta

Existen algunas afecciones médicas que pueden impulsar el aumento de peso y dificultan el proceso de adelgazamiento. Algunas de las enfermedades son:

  • El hipotiroidismo.
  • La apnea del sueño.
  • El síndrome de ovario poliquístico.

Incluso, también hay algunos medicamentos que pueden engordar. Si crees que esto pudiera estar pasándote, es mejor que vayas a tu médico y le comentes la situación.

17.- Tus expectativas no son realistas

Generalmente, la pérdida de peso es un proceso lento por lo que muchas personas abandonan el proceso.
Aunque es posible adelgazar rápidamente, en especial al principio, el cuerpo va evolucionando y quizás no continúe con el mismo ritmo de perder 1 o 2 libras por semana, por eso no te presiones preguntándote por qué no adelgazo...

Al momento de bajar de peso, es común que las personas se planteen expectativas poco realistas de lo que pueden lograr con una dieta saludable y ejercicio. En su mayoría se dejan llevar por las fotos de modelos y figuras fitness que salen en las redes sociales.

Si la verdad sientes que has perdido algo de peso, te sientes bien contigo mismo y te gusta cómo te ves, no tienes que dejarte llevar por lo que diga la sociedad o la báscula. Recuerda que lo importante es como tú te sientes.

¡Dale tiempo a este proceso!

Como dije anteriormente, la pérdida de grasa sostenible es un proceso lento, pero cuando lo consigues, no hay vuelta atrás. Especialmente porque, desarrollarás hábitos saludables que puedes mantener a largo plazo y conservarás tu preciada masa muscular.

A partir de ese momento, ya quedará en el pasado preguntarse por que no bajo de peso si hago dieta y ejercicio.

¡Si tienes alguna duda, coméntanos!

← Publicación anterior Publicación nueva →

Haz aumentar los glúteos con esta mezcla de nutrientes

Gua Sha: la terapia antiedad para tu cuerpo

Cómo limpiar el hígado naturalmente

Gánale la batalla a la celulitis y luce confiada tu cuerpo en la playa