[Advertencia]: Un abdomen que no rebaja con dietas o ejercicios puede – Evolution Advance

Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

[Advertencia]: Un abdomen que no rebaja con dietas o ejercicios puede ser señal del hígado graso no alcohólico

[Advertencia]: Un abdomen que no rebaja con dietas o ejercicios puede ser señal del hígado graso no alcohólico

La mayoría de nosotros soñamos con tener un abdomen plano, tanto que para algunos se convierte en una obsesión. 

No importa cuántos abdominales hagas o qué tipo de alimentación tengas, esa grasa siempre está ahí rodeando la zona media como un cinturón que no quieres tener. 

¿Te sientes identificado con eso? 

Pues te cuento que podrías sufrir de hígado graso no alcohólico, una enfermedad de la que se habla muy poco, pero que afecta a millones de personas aparentemente sanas, cambiando su figura y aumentando las posibilidades de desarrollar otras dolencias más complicadas

Pocos síntomas, muchas consecuencias

Cuando sentimos fatiga, dolor abdominal o pesadez después de las comidas generalmente lo asociamos con indigestión, estrés o hasta gripe.

Pero si esos malestares se repiten con frecuencia y se van agravando podrías sufrir de hígado graso no alcohólico. 

Y si además tienes al abdomen abultado, altos niveles de insulina, triglicéridos y colesterol… ¡Ten mucho cuidado! 

La enfermedad del hígado graso y grasa abdominal no es lo mismo. El primero no es más que la acumulación excesiva de grasa y la inflamación del hígado. Si se trata de forma oportuna se puede combatir rápidamente, pero si dejas pasar mucho tiempo puede llevarte a dolencias más complicadas como cirrosis hepática y hasta cáncer. 

 

Una epidemia relacionada con el estilo de vida 

El hígado graso no alcohólico es más común de lo que te imaginas. 

Se cree que el 20% de la población lo padece y en Estados Unidos, la cifra corresponde a unos 100 millones de personas, lo que se considera una cifra epidémica. 

No discrimina raza ni edad y es más común entre los 40 y los 59 años de edad. La mayoría lo asocia con alto consumo de alcohol pero no es así. 

Está asociada con algo conocido como síndrome metabólico, que es un conjunto de factores que además aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2. 

Esos factores son: 

  Sobrepeso.

  Obesidad.

  Colesterol alto.

  Exceso de grasa abdominal.

  Triglicéridos.

  Resistencia a la insulina.

  Y deterioro de la salud intestinal. 

Todo esto tiene mucho o todo que ver con malos hábitos y estilos de vida poco saludables. 

¿Por qué te cuesta tanto bajar la barriga si tienes NAFLD?

Una de las teorías es que se crea resistencia a la insulina haciendo difícil que el páncreas produzca lo suficiente para eliminar el azúcar en sangre. 

¿Y sabes qué sucede con el exceso de azúcar? Se convierte en grasa que se acumula ahí, justo en la zona abdominal. 

Tú eliges: prevenir o tratar

Para saber si tienes hígado graso no alcohólico necesitas realizarte algunas pruebas especiales. 

 

Hasta ahora no existe ningún fármaco que cure esta condición, pero sí podemos prevenirla o minimizar su impacto. 

Así que manos a la obra. 

Para acabar con esa grasa extra que se resiste a ejercicios y dietas. Crea rutinas saludables y conviértelos en hábitos de vida. 

Actívate con el ejercicio

Cualquier actividad física puede ayudarte. Ejercicios cardiovasculares como correr, montar en bicicleta, nadar, saltar la cuerda o subir y bajar escaleras. También ejercicios de alta intensidad como circuitos funcionales o los HIITS... O si estás comenzado elige algo que te guste y ve incorporándolo poco a poco para mantener el entusiasmo y avanzar.

Come sano y balanceado

Este es uno de los puntos más importantes para evitar la acumulación de grasa en el hígado. 

Olvídate de los alimentos procesados como azúcares y harinas, además de las grasas saturadas y trans.  

  Incluye frutas, verduras y granos integrales en tu dieta, porque son ricos en vitaminas y fibra. 

  Algunas investigaciones recomiendan ciertos alimentos y bebidas como aceite de oliva, aguacate y nueces. 

  También antioxidantes como el té verde e incluir entre 10 y 14 gramos de fibra al día en tu alimentación... 

  Evita las dietas milagrosas o relámpago. 

Apóyate en la suplementación

Muchos estudios han demostrado que existen complementos alimenticios que facilitan la reducción de grasa hepática y por consiguiente el riesgo a sufrir de hígado graso no alcohólico. Así que te voy a mencionar algunos de ellos. 

¡Ojo! Si ya te diagnosticaron la enfermedad o sospechas que puedes tenerla, consulta con tu médico. Aquí vamos: 

Ayuda a reducir la grasa del hígado hasta en un 20% en mujeres con obesidad. Se recomienda tomar al menos 10 gramos de proteína de suero de leche, 30 minutos antes de las comidas para disminuir los picos de insulina que surgen después de comer. 

Cardo mariano

Es una hierba conocida por sus efectos protectores del hígado y ha demostrado que regenera las células hepáticas sanas. 

Extracto de cúrcuma

Es un antioxidante con propiedades anti cancerígenas, que además influye positivamente en más de 586 enfermedades. 

También se asocia con la reducción de la grasa hepatica, la reducción del índice de masa corporal, y los niveles de colesterol, triglicéridos y glucosa. 

N-Acetyl Cisteína

Es el precursor del glutation (el antioxidante maestro). Estimula el funcionamiento del hígado y fortalece el sistema inmunológico.

Picrorhiza Kurroa

Es un tónico que funciona como protector del hígado. 

En Evolution Advance Nutrition hemos comprobado mediante estudios y evidencias científicas, que TODOS estos ingredientes son tan efectivos como saludables. 

Por esta razón son parte esencial de algunas de nuestras fórmulas.  

Además, puedes obtener los otros 4 ingredientes que te acabo de mencionar mediante nuestro Detox. 

 

El conocimiento te da el poder de cambiar

Ya sea que tienes hígado graso y grasa abdominal, si tienes el conocimiento adecuado, tomarás decisiones más acertadas y saludables.

No solo para mejorar tu figura y eliminar POR FIN esa barriguita que no te deja en paz, sino también para cuidar ese órgano tan importante como es el hígado y a tu salud en general.

 

← Publicación anterior Publicación nueva →

Haz aumentar los glúteos con esta mezcla de nutrientes

Gua Sha: la terapia antiedad para tu cuerpo

Cómo limpiar el hígado naturalmente

Gánale la batalla a la celulitis y luce confiada tu cuerpo en la playa