Qué es el déficit calórico y cómo aplicarlo

Qué es el déficit calórico y cómo aplicarlo

Si vives buscando soluciones para perder las libras tercas y que la ropa que te encanta te luzca como quieres, seguro te has con topado el término déficit calórico.

Cuando lo escuchas por primera vez puede sonarte complicado. Pero la verdad es que se trata de la forma más sencilla de bajar peso y medidas a largo plazo.

Eso sí, debes aplicarlo de la manera correcta o terminarás débil, con flacidez o ganando más libras de las que pierdes…. ¿Listo para conocer todo sobre el déficit calórico?

¿Qué es el déficit calórico?

Muy sencillo: significa reducir las calorías que ingresan a tu cuerpo cuando comes o bebes.  

Resulta que las calorías son unas sustancias que le aportan energía al organismo. Y  todos los días, necesitamos cierta cantidad de ellas para que nuestros órganos funcionen y podamos realizar nuestras actividades diarias. 

Sucede que cuando ingerimos más calorías de las que gastamos (porque somos sedentarios o comemos en exceso), aumentan los números de la báscula y de la cinta métrica.

Por eso hay que disminuir la cantidad de comidas y bebidas que ingerimos, así como elegir opciones más sanas con menor cantidad de calorías, para que logres tu objetivo.  

Consejos para efectuar un déficit calórico eficiente  

  • No te obsesiones contando calorías 

Para hacer un déficit calórico no debes contar las calorías de cada bocado que te comes. 

No solo porque es inefectivo, sino que puede causarte ansiedad y frustración, no “cumplir” con la meta que te autoimpongas. 

Puedes crear platos saciantes y equilibrados usando tus manos como medida.  Aprende cómo aplicarlo en este video que hizo nuestro CEO, Bernard Kizer: mira el video

No dejes por fuera ningún micro o macronutriente

  • Proteínas: serán tus mejores aliadas porque son el macronutriente que más sacia.  Ideal si consumes entre 1,8 y 2 gr. de proteína por cada kilo de peso para que no perder masa muscular en el camino. Prefiere las de alto valor biológico como carne, pescado, leche o huevos.  Entérate de todo sobre las proteínas en este artículo.
  • Carbohidratos: un error común que puede costarte muy caro es eliminar a los carbohidratos. Recuerda que son tu primera fuente de energía, ayudan a recuperar los músculos después del ejercicio y, como sacian rápido, pueden evitarte los antojos de dulces y frituras a media tarde. Haz clic en este post para saber cuáles elegir. 
  • Grasas: muchos piensan que mientras más comes grasa, más depósitos de grasa acumulas. Pero elegir las correctas facilita el adelgazar y perder centímetros. Y son necesarias para absorber vitaminas y minerales que contribuyen a sentirte satisfecho. En el post ¿Comer grasa para perder grasa? te lo explicamos todo.
  • Frutas y vegetales: además de todas las vitaminas que aportan para la salud, el cabello, las uñas y más, este grupo de alimentos ofrecen saciedad y energía.  Y como contienen fibra aportan volumen a la dieta por lo que sentirás menos hambre mientras te nutres. 

6 recomendaciones para que tu alimentación hipocalórica no sea un trauma 

  1. Considéralo un estilo de vida: aprovecha el déficit calórico para cambiar tus hábitos alimenticios. Si adelgazas y abandonas tu alimentación saludable corres el riesgo de ganar el peso que perdiste, incluso más. 
  2. Apóyate en un médico o nutricionista: aquí te estamos ofreciendo recomendaciones generales, pero cada cuerpo es diferente. Para adaptar tu déficit calórico a tu edad, estilo de vida, condición física y salud, un experto en el tema será tu mejor aliado. 
  3. Limpia tu nevera y tu despensa: para hacer un déficit calórico hace falta fuerza de voluntad. Por eso, te conviene tener a distancia cereales azucarados, snacks fritos, bebidas azucaradas y congelados. Si caes en sus garras fuera de casa no te fustigues, pero no lo hagas una regla. Para eso, no tenerlos a la vista te ayudará mucho.  
  4. Atento a lo que sientes: muchas veces comemos por estrés, aburrimiento, tristeza o exceso de alegría.  Por eso, antes de pegarle un buen mordisco a una torta o un churro, piensa en por qué lo estás haciendo. Eso te hará más consciente de lo que comes.
  5. Haz ejercicios: activar tu cuerpo es imprescindible para quemar calorías. Pero no se trata de pasar horas en un gym o darle 100 vueltas al parque trotando. Si eres sedentario, ve con calma. Elige una actividad que disfrutes y practícala 30 minutos al día para empezar a ver cambios en tu figura y hasta en tu ánimo.  
  6. Duerme de 7 a 8 horas diarias: ¿sabías que el mal dormir puede dificultarte perder peso y hacerte acumular grasa? Si te cuesta conciliar un sueño profundo y prolongado prueba con los consejos más básicos: aléjate de los dispositivos electrónicos dos horas antes de dormir, toma una ducha caliente, evita los ruidos molestos, cena liviano y busca actividades que te relajen.  

También puedes ayudarte con Fat Burner Nite Time, un quemador de grasa sin estimulantes que ayuda recuperar tu sueño naturalmente para que evites los antojos de dulces y alimentos procesados. Te hará despertar con ganas de conquistar el mundo, enérgica y alegre, mientras combates el estrés diario y la ansiedad por la comida chatarra.

Back to blog