Reducir la inflamación mejora la respuesta inmune

Reducir la inflamación mejora la respuesta inmune

¿Sabías que las principales causas de muerte y discapacidad en todo el mundo son las condiciones degenerativas crónicas?

Estas enfermedades que incluyen las cardiovasculares, el cáncer, Alzheimer y la diabetes tipo II están aumentando a nivel mundial de forma dramática, en todas las regiones y niveles socioeconómicos.

Para ser claro, las condiciones degenerativas crónicas superan las muertes causadas por el hambre, la guerra e incluso las enfermedades infecciosas. Aunque cabe destacar que este no fue siempre el caso.

¿Qué ha cambiado entonces?

Ciertamente, no ha sido la genética. Nuestro ADN se ha modificado muy poco en los últimos cien mil años.

Para entender por qué estamos experimentando esta explosión en la prevalencia de dichas condiciones, habría que preguntarse si hay algún mecanismo compartido que se esconda detrás de ellas. 

De hecho lo hay. En una palabra, es la inflamación.

Todas estas enfermedades son una consecuencia del aumento en los niveles de inflamación dentro del cuerpo que, en sus niveles más altos, puede dañar las arterias del corazón, el cerebro, las articulaciones e incluso alterar la función del sistema inmunitario.

Entonces, si la inflamación está en la raíz de los padecimientos más fatales del planeta, tiene sentido explorar su verdadero impacto y encontrar soluciones para tener una existencia más larga y saludable.   

La importancia de lo que comes

Sin lugar a dudas, el mayor cambio que los humanos hemos experimentado en las últimas décadas es el tipo de alimentos que consumimos.

Desafortunadamente, la llamada "dieta occidental" se ha convertido en una norma extendida. Y eso es fundamental, porque al ser rica en componentes ultraprocesados, azúcar y carbohidratos refinados, aumenta drásticamente la inflamación.

DATO: de los 1.2 millones de alimentos que se venden en las tiendas de comestibles en los Estados Unidos, cerca del 68% contiene azúcar agregada y un increíble 58% de lo que comen los estadounidenses es ultraprocesado.

Por esta razón, los proveedores de atención médica con visión de futuro están recurriendo a dietas diseñadas para reducir la inflamación.

En ellas prevalecen los alimentos integrales de fuentes naturales, bajos en azúcar y carbohidratos refinados, principalmente de origen vegetal, con énfasis en proporcionar cantidades adecuadas de grasas saludables.

También, insisten en incluir alimentos que contengan probióticos (alimentos fermentados) y fibra prebiótica para mejorar el crecimiento y el metabolismo de las bacterias probióticas en el intestino.

Resulta que las bacterias intestinales son muy importantes para mantener el revestimiento de la pared intestinal, la cual representa una poderosa línea de defensa para el resto del cuerpo, ya que lo mantiene aislado de compuestos químicos que pueden aumentar agresivamente la inflamación.

Así se explica la importante relación que hay entre la salud del intestino y la inflamación sistémica.

Amenazar la función, salud o diversidad de nuestros microbios residentes por elecciones inadecuadas de los alimentos, tomar medicamentos como antibióticos e, incluso, exponerse a pesticidas y herbicidas, puede causar una mayor permeabilidad del revestimiento intestinal, lo que comúnmente se conoce como "intestino permeable".

Dicha condición empeora drásticamente la inflamación, preparando el escenario para una amplia gama de enfermedades.

Se sabe que bacterias intestinales específicas, incluidas Lactobacillus plantarum y Lactobacillus rhamnosus, ayudan a detener y reducir de la permeabilidad intestinal. Por eso, son componentes importantes en los suplementos de probióticos.

Nuestras bacterias intestinales también prosperan cuando se nutren de alimentos ricos en fibra prebiótica y polifenoles.

Recuerda que la fibra prebiótica nutre nuestras bacterias buenas, lo que permite originar productos metabólicos que proporcionan beneficios para la salud.

Las mejores opciones alimenticias con contenido prebiótico

Existen varias, pero entre las mejores están:

  • Hojas de diente de león.
  • Alcachofa de Jerusalén.
  • Ajo, cebolla y puerro.
  • Espárragos.
  • Manzanas.
  • Semillas de lino y jícama (ñame mexicano).

Los suplementos que contienen goma de acacia y derivados de la fruta del baobab también son fuentes extraordinarias de fibra prebiótica.

Por su parte, los polifenoles contribuyen a mejorar aún más el crecimiento de bacterias beneficiosas y ayudan a suprimir el crecimiento de organismos potencialmente patógenos. Además, son antioxidantes en sí mismos y ayudan a reducir el proceso inflamatorio. 

Esto explica por qué hay tanta investigación sobre polifenoles en enfermedades cardíacas, cáncer, preservación de la función cerebral y trastornos relacionados con el intestino.

Los alimentos ricos en polifenoles incluyen:

  • Manzanas.
  • Arándanos.
  • Duraznos.
  • Frambuesas.
  • Brócoli.
  • Espinacas.
  • Frijoles negros.
  • Almendras.
  • Semillas de lino.
  • Canela y café.
  • Chocolate negro
  • Aceitunas y aceite de oliva.
  • Vino tinto.

Duerme como un bebé

Disfrutar un sueño de calidad es un hábito increíblemente subestimado en términos de la importancia que tiene para la salud y la resistencia a las enfermedades.

Se estima que dos tercios de los adultos estadounidenses no obtienen cantidades adecuadas de sueño profundo, lo cual implica un gran riesgo de contraer enfermedades crónicas degenerativas, porque incrementa directamente la inflamación.

Esto puede explicar, al menos en parte, por qué los trastornos del sueño están asociados a enfermedades cardíacas, cáncer, Alzheimer y diabetes tipo II.

Muchos piensan que los efectos de no dormir bien de lunes a viernes pueden repararse el fin de semana. Pues no funciona de esa manera.

Una sola noche de mal sueño tiene consecuencias al día siguiente, no solo en términos de inflamación, sino en el equilibrio hormonal e incluso la regulación del azúcar en la sangre.

Vale la pena, entonces, tener una idea de cuán reparador es tu sueño.

Puedes obtener la medida de oro con un estudio formal del sueño, realizado por un médico en un laboratorio, que te proporciona información sobre la cantidad y calidad de tu sueño, según sus diversas etapas. También, revela problemas respiratorios como la apnea del sueño que comprometen el buen descanso. 

Sin embargo, en la actualidad existen muchos dispositivos portátiles que ofrecen datos significativos para realizar los cambios necesarios en tus hábitos de sueño. 

Consejos que te pueden ayudar a dormir como un bebé

  1. Deja la cafeína después de las 2 de la tarde. 

  1. Minimiza el tiempo frente a pantallas en la noche, ya que la luz azul de las computadoras, tabletas, teléfonos y TV puede inhibir la hormona melatonina y hacer que sea más difícil dormirte.

  1. Exponte a la luz brillante por la mañana para solidificar el ritmo circadiano.

  1. Haz que tu habitación sea lo más oscura posible.

  1. Baja la temperatura del aire acondicionado un grado o dos.

Manejo del estrés

Nuestro entorno parece ser cada vez más tóxico. Y si quieres realizar cambios en tu estilo de vida es importante que conozcas las fuentes de toxicidad y reducir su impacto perjudicial.

El estrés es una toxina que está prácticamente omnipresente en nuestras vidas y la causa de una mayor producción de la hormona cortisol.

La elevación crónica del cortisol tiene efectos negativos importantes en el intestino. No solo en las diversas especies presentes en este órgano, sino que actúa en la pared intestinal para aumentar su permeabilidad, y por ende, la producción de químicos inflamatorios en el cuerpo.

A través de este mecanismo se puede entender la relación que hay entre el desenfrenado mundo moderno y las tasas cada vez mayores de enfermedades degenerativas crónicas.

Pero hay buenas noticias.

Sí se pueden compensar los efectos dañinos del estrés con acciones sencillas: 

  • La meditación: se ha demostrado que meditar, incluso solo 12 minutos al día, reduce el cortisol y la inflamación, equilibra el sistema inmunológico, mejora la empatía y la compasión.

  • La exposición a la naturaleza: no es necesario planificar un viaje cada semana. Con exponerte a la naturaleza pocos minutos, así sea en un entorno urbano, reducirás drásticamente tus niveles de cortisol.

Tanto es así, que un estudio reciente demostró medidas reducidas de estrés en individuos que se encontraban en la sala de espera de un hospital cuando había una planta presente.

Incluso, se obtienen beneficios al exponerse a una fotografía o pintura de un entorno natural.

Quizás esa es la razón por la que personas que viven en ambientes más verdes han aumentado la longevidad.

Como has visto hasta ahora, la inflamación juega un papel importante para ayudar a combatir las infecciones virales y recuperarse de las lesiones.

Pero cuando el fuego de la inflamación continúa ardiendo durante un largo período de tiempo, marca el comienzo de cualquier cantidad de afecciones degenerativas crónicas.

La solución está en tus manos.

Si eliges tomar acciones, ahora mismo, para dejar atrás los malos hábitos, marcarás una gran diferencia en tu vida, mantendrás la inflamación a raya y serás más saludable y feliz. 

[evolution_subscription_box]

Back to blog